El desarrollo es sostenible cuando satisface las necesidades de las generaciones actuales sin comprometer la posibilidad que las futuras puedan hacer lo mismo